lunes, 10 de agosto de 2015

Reseña | A ciegas


Autor: Josh Malerman
Editorial: Minotauro
Género: Terror
Autoconclusivo

Cinco años después de que diera comienzo la pesadilla, los pocos supervivientes que quedan viven refugiados en el interior de casas y edificios, protegidos por puertas cerradas y ventanas con las cortinas echadas. Malorie, que ha conseguido sobrevivir en una casa abandonada junto a sus dos hijos, decide abandonar la seguridad de su refugio para emprender un viaje por el río hacia un lugar mejor. En esta peligrosa odisea a ciegas, Malorie sólo podrá confiar en su instinto y en el entrenado oído de los niños, que no tardarán en descubrir que algo los sigue. Pero, ¿qué es? Inmersa en la oscuridad, rodeada de sonidos, familiares unos, estremecedores otros, Malorie se embarca en una tremenda odisea; un viaje que le llevará a un mundo sin visión y de vuelta a su pasado. En un mundo que ha enloquecido, ¿se puede confiar en alguien?




Otro libro más que en un principio me llamó la atención por la portada. Simple, blanca y con el texto Braille en relieve. A ciegas encierra una estupenda historia de supervivencia, un cruce entre distopía e historia de terror, y me ha encantado.
¿Os imagináis estar huyendo de algo? ¿Vivir constantemente con el miedo de no saber cuanto tiempo más vais a vivir? ¿Desconfiar de todo y de todos? Pues a todo eso, añadidle que ni siquiera sabéis de qué huis, pero además, tenéis que hacerlo todo con los ojos cerrados. ¿Mola, eh?

Hace cinco años, empezaron a aparecer en las noticias sucesos extraños repartidos por todo el mundo. Gente que se volvía loca, atacaba a sus seres queridos y después se suicidaba. Todas las informaciones apuntan a que los desdichados "veían" algo que los volvía locos. Por ese entonces, Malorie y su hermana Shannon hacía poco que se habían ido a vivir juntas. A medida que la cantidad de noticias aumenta, Malorie descubre que está embarazada. 
Poco a poco, todas las casas del vecindario aparecen con las ventanas tapadas con tablones o con mantas y el pánico empieza a esparcirse a medida que el número de cadáveres aumenta. 
A lo largo del libro aparecen varios personajes que influirán mucho en la vida y decisiones de la protagonista. Estos quedan separados por dos bloques muy marcados: Shannon, Tom, Cheryl, Don, Felix, Jules, Victor (el perro de Jules), Olympia y Gary para el pasado; y Niño y Niña para el presente (sí, Malorie no les pone nombre hasta que está segura de que están a salvo).
«Criaturas. Qué palabra más… insuficiente.» 
Los niños guardan silencio y en la ribera reina la quietud. Oye el ruido de los remos que hienden el agua. El ritmo de las remadas va acompasado a los latidos de su corazón, pero a veces titubea. En ese momento, cuando eso sucede, tiene la sensación de que podría morir. 
«Criaturas.» 
A Malorie nunca le ha gustado esa palabra. Es como si estuviera fuera de lugar. Para ella, las cosas que la han perseguido durante cuatro años no son criaturas. El gusano de un jardín es una criatura. Un puercoespín. Pero las cosas que moran más allá de las mantas que cubren las ventanas y que la han mantenido vendada no pertenecen a la clase de seres que un profesional podría exterminar. 
«Bárbaro tampoco es adecuada. El bárbaro es insensato, igual que un salvaje.»
La historia se nos cuenta en tercera persona permitiéndonos conocer los sentimientos y pensamientos de los distintos personajes. 
Intercala capítulos del presente, el viaje por el río con los niños, con capítulos del pasado, aunque estos solo abarcan desde el comienzo de la pesadilla hasta un año después más o menos. De los cuatro años intermedios solo disponemos de algunos recuerdos acerca del "adiestramiento de los niños".

El suspense se mantiene durante toda la narración. De hecho tenemos dos líneas de suspense, otra vez marcadas por el pasado y el presente. 
Puesto que el libro empieza con Malorie y los niños solos, desde el principio sabemos que en algún momento algo se torció en la casa y todos sus ocupantes, excepto Malorie y los niños, murieron o se fueron. Así que en la parte del pasado, estamos siempre pendientes de las señales que indican el desastre.
En la parte del presente sufrimos por si Malorie y los niños lograrán finalmente ponerse a salvo.
De esta manera, con el suspense presente en cada página, algo tan cotidiano como ir a buscar los tres cubos de agua diarios al pozo se convierte en una pesadilla.
«Volveré a la casa en un abrir y cerrar de ojos —piensa Felix—. Tú llena el tercer cubo y vuelve cagando le…»  

Oye de nuevo el sonido. Por tercera vez.  

Solo que en esta ocasión distingue de dónde proviene.  

Del interior del pozo.  

Suelta la manivela y da un paso atrás. El cubo se precipita al vacío, golpeando la piedra antes de caer con un fuerte chapoteo.  

«Algo se ha movido. Se ha movido algo en el agua.»  

«¿Se ha movido algo en el agua?»  

De pronto siente frío. Mucho frío. Está temblando.  
Jules lo llama, pero Felix no quiere responder. No quiere hacer un solo ruido.  
Durante todo el libro, tenemos un pensamiento constante: "No abras los ojos, no abras los ojos, ¡¡¡NO ABRAS LOS OJOS!!!". Hay varios momentos en los que los protagonistas explican sus vivencias al aire libre, detallando hasta el extremo todos los sonidos que oyen. Malerman consigue ponernos en la piel de los personajes, crea una sensación de angustia que poco a poco va creciendo hasta el punto de que un simple ruido nos pone la piel de gallina como a ellos. 
La historia alcanza un momento cumbre en el que los protagonistas se ven privados de otro sentido además del de la vista. Malerman "los ciega" aún más.

Aunque el libro me ha gustado mucho, el final me ha sabido a poco. No es que no me haya gustado el final que le da el autor, sino que me ha parecido precipitado. Después de toda la angustia acumulada durante el libro, me ha parecido que la situación se resolvía muy fácilmente.


A ciegas es una buena historia de terror. Al combinar presente y pasado se lee muy rápido ya que te deja esperando por saber que pasa a continuación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis dejarme aquí vuestros comentarios en referencia a mi entrada, me encanta leeros y contrastar opiniones, pero tened en cuenta que los comentarios que incluyan alguna url o spam no serán publicados.
¡Gracias por comentar!