lunes, 31 de agosto de 2015

Reseña | Donde termina el arco iris


Autora: Cecelia Ahern
Editorial: Ediciones B
Género: Romántica
Autoconclusivo

Una singular historia de amor entre Rosie Dunne y Alex Stewart, un amor que comienza en la niñez y cuyas vicisitudes llegan al lector a través de mensajes - mails, chats, cartas y postales - que intercambian los protagonistas a lo largo de varios años. Un libro original - que se desarrolla íntegramente a través del diálogo directo de los personajes - fresco, gracioso, de fácil lectura y muy entretenido...
Donde termina el arco iris nos presenta una selección de los divertidos y frescos diálogos que Rosie y Alex intercambian, y que nos llevan a conocer en profundidad sus respectivas vidas: sus complicados matrimonios, los esfuerzos por hacer sus sueños realidad... y la realidad de unos sentimientos que nunca se han atrevido a revelar.




Me apetecía una lectura ligera y me topé con este libro escrito a base de cartas, mails, chats, etc. Creía que sería del estilo de Contra el viento del norte y Cada siete olas y... si, pero no del todo. La historia entre los protagonistas es muy bonita y que los capítulos se estructuren a base de cartas y mails hace que la lectura sea bastante amena, pero en mi opinión la autora alargó demasiado la historia, llega un punto en el que empieza a hacerse pesada.

Rosie y Alex se conocen desde niños. Son los mejores amigos, se sientan juntos en clase, se mandan notas y lo hacen todo juntos. A medida que crecen, esa amistad se va fortaleciendo pero llega un momento en el que Alex se tiene que ir a vivir a Boston con su familia. Así que en cuanto se hacen a la idea se proponen conservar la amistad, no dejar nunca de escribirse. Y realmente lo consiguen. Así que llegando a la etapa universitaria, Rosie consigue plaza en una universidad de Boston siguiendo el plan de reencontrarse con Alex, pero durante su baile de ¿promoción? la vida de Rosie sufre un revés: se queda embarazada.  
Desde este momento, seguimos su historia con una profunda desolación que no deja de aumentar a medida que avanzamos en el libro, y es que siempre, absolutamente siempre, surge algún impedimento para que ellos dos acaben juntos. O Alex se casa o Rosie conoce a otro hombre, pero el resultado siempre es el mismo: cuando finalmente se da una ocasión "oportuna" alguno de los dos no se decide a declararse por miedo a no ser correspondido o a que las cosas entre ellos se enrarezcan y acaben perdiendo la amistad.
Al principio teníamos tanto que contarnos que hablábamos a más de cien palabras por segundo y cuando apenas habíamos escuchado el final de la frase del otro, ya habíamos pasado a la siguiente. Y nos reíamos. Nos reíamos mucho. Luego la risa cesó y se hizo ese silencio. Ese silencio extraño y cómodo a la vez. ¿Qué demonios fue eso? 
Fue como si el mundo dejara de dar vueltas en ese instante. Como si todos los que nos rodeaban hubiesen desaparecido. Como si hubiese olvidado todo lo que me aguardaba en Irlanda. Fue como si esos pocos minutos hubiesen sido creados sólo para nosotros y lo único que pudiéramos hacer fuese mirarnos el uno al otro. Era como si Alex estuviera viendo mi cara por primera vez. Parecía confundido y al mismo tiempo complacido. Exactamente igual que yo. Porque estaba sentada en la hierba con mi amigo íntimo Alex, y aquél era el rostro de mi amigo íntimo Alex con su nariz, sus ojos y sus labios, pero todo ello me parecía distinto. De modo que le di un beso. Me dejé llevar por la magia del momento y le di un beso.
Los protagonistas absolutos de esta historia son Alex y Rosie. Poco puedo decir de ellos, solo que son dos personas muy reales que afrontan los obstáculos que les pone la vida de la mejor manera que saben. Algunas veces estaremos de acuerdo, otras no tanto, pero los personajes están bien construidos y son consecuentes con sus actos. 
Otro personaje que cobra mucha importancia es Katie, la hija de Rosie. Ella es la encargada de aportar frescura e inocencia a la historia. 
Sobre los personajes secundarios nos proporcionan las herramientas necesarias para que los protagonistas nos vayan contando su historia. 
Hay un personaje que vuelve del pasado que me ha gustado mucho. Al igual que nosotros esta persona también habrá seguido toda la historia de los protagonistas desde el principio.
Quizás me ha faltado un poco más de protagonismo por parte de Alex, ya que a él solo le leemos hablando con su hermano, con Rosie o con Katie, mientras que con Rosie conocemos a sus hermanos, a sus padres, a su amiga y a una de sus jefas. 

La lectura es llevadera ya que la mayoría de estos intercambios son a través de cartas cortas o diálogos. También encontramos varias felicitaciones (navideñas, cumpleaños, etc.), a través de ellas nos damos cuenta del paso del tiempo. Y es que el libro abarca una cantidad de tiempo bastante considerable, seremos testigos de las vidas de los dos protagonistas desde que tienen unos 8 o 9 años hasta que rondan los 50. Este detalle es lo que hace que la historia sea tan bonita, el hecho que después de tantos años los protagonistas le puedan dar un cierre a su historia. 

Este libro entra directo a mi podio de libros más frustrantes. A medida que se iban creando equívocos y oportunidades perdidas entre los protagonistas mi frustración iba en aumento. Y es que la autora no se contenta con hacernos partícipes de las declaraciones frustradas y los "quiero y no puedo" del presente sino que, además, nos hará partícipes de las declaraciones frustradas u olvidadas del pasado. Antiguas declaraciones de amor que no llegaron a ningún puerto.
Pero mi frustración no terminaba ahí, no. Además de esa relación que estamos esperando que empiece de una puñetera vez hay que decir que los protagonistas se complican la vida y mucho. O las circunstancias se la complican. Matrimonios fallidos, hijos no buscados, infidelidades, trabajos desastrosos, etc. Realmente llegué a pensar que ellos dos nunca llegarían a ser felices.

Durante gran parte de la novela encontramos referencias al silencio. Ese silencio cómodo y agradable que se produce cuando una persona esta con el ser amado. Ese silencio que habla de comprensión y aceptación. Ese silencio que Rosie y Alex notan en un momento dado y que buscaran en otras personas durante años sin resultado.
ROSIE: Muy gracioso. Aunque de todos modos, Alex, hay ciertos silencios que te hacen sentir en las nubes. Y dicho esto, te dejo. 
ROSIE se ha desconectado. 
ALEX: Sé a qué silencios te refieres.
Otro detalle que me ha gustado mucho ha sido ver como la historia de Alex y Rosie se repite en Katie y su mejor amigo Toby. Aunque esta tomará un camino muy distinto, ya que Katie y Toby no consiguen mantener la amistad, pierden el contacto hasta que se reencuentran años más tarde.

En definitiva, Donde termina el arco iris es una novela que nos habla del amor en todos sus aspectos. Del amor profundo, del amor frustrado, del amor incondicional, del amor reencontrado, del desamor... Una bonita historia que, aunque resulte un pelín larga, merece ser leída. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis dejarme aquí vuestros comentarios en referencia a mi entrada, me encanta leeros y contrastar opiniones, pero tened en cuenta que los comentarios que incluyan alguna url o spam no serán publicados.
¡Gracias por comentar!