miércoles, 15 de julio de 2015

Reseña | El desafío de Becca


Autora: Lena Valenti
Editorial: Plaza & Janés
Género: Romántica suspense
El diván de Becca #2

Becca, una psicóloga mediática que sigue métodos podo ortodoxos, y Axel, su guapísimo pero inescrutable cámara, viven intensa y apasionadamente algo que es cualquier cosa menos una historia de amor convencional.
A Becca le han pasado muchas cosas buenas con su nuevo programa, pero también algunas muy malas... pero no pierde nunca su sonrisa ni la esperanza de saber quién es en realidad Axel. Pero en esta nueva novela viviremos muchas más emociones con Becca: Eli y Carla le darán una sorpresa; aparecerá su ex novio; tomará de nuevo las riendas de su programa y conocerá a adorables y disparatados pacientes mientras intenta ignorar que su acosador sigue libre y pisándole los talones.



Hoy os quiero hablar de la gran segunda parte de El Diván de Becca. Recapitulemos: en éste primer libro vimos como Becca pasaba de ser parte del equipo de psicólogos de Gran Hermano a encargarse de su propio programa. En él, tenía que viajar por toda España para tratar en un corto tiempo las fobias más raras que hayamos visto nunca. Para ello la acompañaba un equipo de tres personas: Ingrid, la maquilladora con la que rápidamente se hicieron amigas, Bruno como segundo cámara y Axel, el primer cámara y jefe de edición, con quien Becca empieza una historia de amor un tanto... digamos atípica. A raíz del programa, Becca empezó a recibir anónimos a los que no hizo demasiado caso pero que acabaron provocando que al final del libro, sufriera un grave accidente.

El Desafío de Becca retoma la historia después de un corto salto de tiempo. Becca despierta en el hospital, en Barcelona, arropada por su familia y por Fede, su jefe, pero ni rastro de Axel. Así que la protagonista intenta recuperarse antes de retomar el programa, recibe una visita sorpresa de Fayna, una de sus pacientes, se reencuentra con su ex, pasa tiempo con su hermana y su madre, pero los días pasan y sigue sin tener noticias de Axel. Agobiada al volver a recibir un mail de su acosador, Becca decide retomar el programa antes de lo previsto. 


Esta segunda entrega sigue la misma dinámica que el primero, es decir, Becca sigue con las grabaciones de las terapias de choque que realiza a sus pacientes mientras que Axel investiga la identidad del acosador. Su "historia de amor" sigue siendo un tira y afloja, con momentos en los que dudas de si están rozando el odio. En este libro su relación cobra más importancia, puesto que Axel tiene intrigada a Becca. Ella quiere saber más de su pasado para poder entenderlo, y parece que Axel, poco a poco, empieza a abrirse. 

—Buf, qué buena está —dice Axel masticando la seta falsa. 
Yo trago saliva, furiosa. Está jugando. No sé si se refiere a la seta o a Pechuwoman. 
—Está todo más que perfecto, Raquel —continúa él, repasándola con lascivia.
Pechuwoman tiene nombre, por supuesto. Y lo luce en una plaquita metálica y dorada sobre su tetaza derecha. 
Uy, no. Esto no va bien. Si Axel se cree que va a provocarme para que salte, no le voy a dar ese gusto. Pero jugaré, porque me encanta la competición. 
—Anda, Axel, se llama Raquel… —murmuro meneando la copa de vino como si fuera una experta etnóloga, que no lo soy, porque para mí y mi distrofia en este campo, todos los vinos me saben igual—. Como tu esposa. 
Ingrid arquea las cejas estupefacta, y Bruno agacha la cabeza para no reírse en su cara. El demonio se está imaginando las mil y una maneras que puede haber de arrancarme la piel a tiras. La ira de sus ojos verdes casi me deslumbra.
También veremos un cambio en cuanto a la manera que tiene Becca de afrontar a su acosador. Debido al accidente, empieza a tomarlo más en serio, pero sin estrés, mientras que Axel sigue desquiciado y pendiente de todo.

Hay que destacar a los pacientes de Becca. Aportan el toque de humor al libro, hay uno en concreto con el que me encontré riéndome sola a carcajadas. Una vez más, ellos nos darán la oportunidad de conocer el lado más tierno de Axel.


Me ha encantado esta segunda parte, aunque tengo que decir que con Lena no me sorprende, ya que NUNCA defrauda. Su escritura es fresca, desenfadada y consigue fácilmente que sus historias te enganchen, aunque en algún momento me habría gustado poder entrar en el libro y darle una colleja a Becca.



Una segunda parte a la altura, conserva el ritmo de la primera sin decaer en ningún momento. Si buscáis una lectura amena con tintes de amor, humor e intriga, Becca es la solución.



No hay comentarios:

Publicar un comentario